Bosc de la Marquesa

Image

La Fundación Bosc de la Marquesa, fundada en abril de 2022, es una organización sin ánimo de lucro comprometida con la protección del medio ambiente y la sostenibilidad, naturalmente vinculada al litoral y al bosque mediterráneo de Tarragona.

+34 610·276·770

info@boscdelamarquesa.org

© 2022 FBdlM
La Fundación Bosc de la Marquesa nace con la voluntad de proteger y desarrollar el Bosc de forma sostenible

La Fundación Bosc de la Marquesa nace con la voluntad de proteger y desarrollar el Bosc de forma sostenible

La Fundación Bosc de la Marquesa es una organización sin ánimo de lucro creada por los descendientes de Caridad Barraquer, quien protegió este lugar durante toda su vida, especialmente en los años más agresivos de especulación turística

Descendientes de Caridad de Barraquer y de Borrás (1895 – 1984), Marquesa de la Bárcena, la propietaria del Bosc de la Marquesa que durante los años de la máxima especulación urbanística logró preservarlo, con el mismo espíritu y decisión de su antepasada, han creado la Fundación Bosc de la Marquesa. Esta organización sin ánimo de lucro tiene como misión proteger, conservar y desarrollar de forma sostenible los terrenos, edificios históricos, instalaciones agrícolas tradicionales y los recursos naturales propios, como son, el conocido Bosc de la Marquesa y el espacio natural de la finca de Mas Rabassa. A tal efecto, se ha constituido la Fundación Bosc de la Marquesa; Agustín Peyra Molins, nieto de Caridad Barraquer es el presidente y socio fundador. En el Patronato de la Fundación le acompañan familiares como Agustín Peyra Almunia, Ignacio Peyra Almunia y Carlos Peyra Almunia; la reconocida especialista en medio ambiente, María Artola González; y el profesor emérito de IESE Barcelona, Juan Carlos Vázquez-Dodero.

Agustín Peyra Molins ha recordado a su abuela Caridad Barraquer, como la «cuidadora y protectora de este lugar tan emblemático durante toda su vida, especialmente los años más agresivos de especulación turística e inmobiliaria, impidiendo que fuera dividida, urbanizada y, quizás, incluso, destruida». Peyra ha añadido que «su amor por la naturaleza la llevó a crear un vínculo tan fuerte con este bosque que, adelantándose 40 años en su época, logró conservarlo y transmitirlo a su familia tal y como lo conocemos hoy. Un lugar único de biodiversidad mediterránea en la costa de Tarragona. Con el nombre de su querido bosque y con el espíritu y la fuerza de carácter que condujeron su vida nace esta Fundación. Nuestro objetivo no es otro que seguir manteniendo su deseo vivo, que el Bosc de la Marquesa lo puedan disfrutar todos los ciudadanos, pero queremos que vuelva a ser como era, por lo que habrá que tener más cuidado para conservarlo y desarrollarlo de forma sostenible”.

El Bosc de la Marquesa forma parte del Espacio Natural Protegido de Tamarit-Punta de la Móra por la Generalitat de Catalunya y está incluido en la Red Natura 2000 europea como Zona de Especial Conservación “Costes dels Tarragonès”

Un espacio natural protegido

El Bosc de la Marquesa, situado a 8 km de Tarragona, forma parte del Espacio Natural Protegido de Tamarit-Punta de la Móra por la Generalitat de Catalunya y está incluido en la Red Natura 2000 europea como Zona de Especial Conservación “Costes del Tarragonès”. Se encuentra una flora singular con diversas especies de flora amenazada, entre las que destaca la sabina litoral, y una representación única de líquenes y hongos asociados a dunas y sabinares litorales, ocho hábitats de interés comunitario y muestras de agricultura mediterránea tradicional. Además, habita una fauna diversa, asociada a los acantilados litorales, las dunas, los pinares y los cultivos de algarrobos centenarios. El camino litoral del Bosc de la Marquesa permite acceder a las playas de la Roca Plana, Calabecs y Cala Fonda.

María Artola, miembro del Patronato de la Fundación Bosc de la Marquesa y reconocida especialista en medio ambiente que actualmente es Consejera de la Red Española para el Desarrollo Sostenible (REDS) de Naciones Unidas, ha manifestado que «son unas 90 hectáreas de bosque y 30 hectáreas de mar protegido frente al Bosc. Una muestra pura y única de litoral mediterráneo. Su ecosistema es de especial interés científico por las especies únicas y por la presencia de hábitats prioritarios».

Además, ha añadido que «sus condiciones climáticas, frente al mar y con un clima Mediterráneo, han facilitado el desarrollo de una vegetación donde destacan los pinos blancos, encinas, arbustos, hierbas trepadoras, algún palmito, brezos, sabina, lirios de mar… Sobre todo destaca la presencia del único sabinar litoral de Cataluña, donde abunda la sabina litoral, una especie única en el litoral de Tarragona incluida en el catálogo de flora amenazada de Cataluña, y a la que se asocian diversas especies de hongos y líquenes de distribución muy restringida». Artola explica que en el Bosc «también se puede visitar patrimonio, como las ruinas de Mas d’en Grimau, datadas del siglo XVI, restos arqueológicos romanos y restos de paleontología».

Una Fundación con proyectos para conservarlo y desarrollarlo

Santiago Gramunt, director de la Fundación Bosc de la Marquesa, ha explicado los objetivos y primeras acciones que se han puesto en marcha, «se quiere aprovechar este espacio privilegiado para promover acciones y proyectos concretos que sean útiles y beneficiosos para el Bosc y su desarrollo sostenible. Además, queremos crear programas de investigación, experimentación, mejora e implantación, tanto de nuevas tecnologías, como de prácticas tradicionales beneficiosas para la conservación y desarrollo sostenible”.

Respecto al primer proyecto que se ha puesto en marcha, se trata de un Diagnóstico medioambiental. La consultora tarraconense Limonium realiza desde octubre de 2022 el trabajo de campo y científico para determinar la salud de los diferentes hábitats, qué aspectos y especies deben protegerse especialmente y qué otros valores del Bosc deben considerarse. Las conclusiones del estudio estarán disponibles en julio de 2023. Además, desde 2019 y con la colaboración de la Asociación Aurora, se llevan a cabo acciones de limpieza del bosque y del sotobosque: árboles caídos, malas hierbas, especies invasivas, etc.

Gramunt ha especificado que «el mantenimiento del Bosc es muy costoso, calculamos que lo visitan más de 20.000 personas cada año. Hay visitantes que son muy cívicos y respetuosos, pero otros que no lo son tanto. Con pedagogía debemos hacer entender que podemos disfrutar de un Bosc único, pero debe hacerse respetándolo mucho, mucho más de lo que se está haciendo hasta ahora. El resultado del estudio de diagnóstico del Bosc nos marcará el camino y las principales acciones que llevaremos a cabo, siempre partiendo de la base de que nuestro objetivo es que el Bosc siga siendo de los tarraconenses que quieren disfrutarlo con respeto y admiración.”

Por último, Gramunt ha hecho un llamamiento a instituciones y empresas que quieran colaborar con la Fundación Bosc de la Marquesa: “para el desarrollo de nuestros planes y actuaciones, confiamos en el apoyo que nos pueden dar las instituciones públicas de Tarragona, así como del sector privado. Consideramos que un espacio natural tan cercano e importante para los ciudadanos debería recibir apoyo de todas aquellas empresas interesadas en mostrar su interés por la buena salud ambiental y cultural de nuestra ciudad. Pongo el ejemplo de nuestros primeros socios y colaboradores, como P&O Reyser y Repasa, importantes operadores en el Puerto de Tarragona. Asimismo, también nos gustaría contar con la colaboración de asociaciones y colectivos de la ciudad”.